Macro Nutrientes NPK

Macro Nutrientes NPK

Posted by        oct 6, 2021     Acuarios en general     0 Comments

Los macronutrientes, como hablamos en artículos anteriores , son aquellos que las plantas consumen en mayor cantidad y son esenciales para la fotosíntesis. Estos son Nitrógeno, Fósforo y Potasio o mayormente conocidos como NPK.

Pero... ¿porqué es necesario suministrar cada uno en nuestro acuario plantado?, eso trataremos de desarrollar de forma genérica a continuación: 

Nitrógeno: es el responsable del crecimiento de la planta y además interviene en la producción de clorofila, lo que le da la pigmentación a las hojas. En general, las plantas obtienen Nitrógeno de los nitratos, que es generado en el acuario como resultado final del ciclo del nitrógeno (proceso mediante el cual se transforma el amoníaco que surge de los desechos de los peces entre otras cosas).

Fósforo: es un nutriente móvil, por lo cual ayuda en el transporte de aminoácidos y en la transferencia de energía dentro de la planta. La luz es almacenada en forma de fósforo y luego utilizada para sintetizar proteínas para el crecimiento de nuevos tejidos. El fósforo, se obtiene a partir de los fosfatos, que se generan de los desechos en general, aunque el mayor aporte lo realizan los alimentos que contienen fosfato como conservante. También se puede obtener del agua de la canilla. 

Potasio: ayuda en la absorción y transporte de otros nutrientes dentro de la planta, en la formación de estomas y en la activación de enzimas que favorecen el crecimiento, además de participar directamente en la fotosíntesis. La cantidad de Potasio que se genera de forma natural dentro del acuario, es mínima y normalmente no alcanza para cubrir los requerimientos de este nutriente, por eso sería conveniente aditarlo en nuestro acuario para favorecer el crecimiento de las plantas.

Si bien cada acuario tiene sus necesidades específicas, existen ciertas recomendaciones generales en cuanto a la cantidad en la que deberían encontrarse estos nutrientes. 

Se recomienda que en el acuario haya entre 10 a 20 ppm (o 5 a 10 mg/l) de Nitrógeno, 1 a 3 ppm (o 0.5 a 1 mg/l) de Fósforo y 5 a 20 ppm (o 10 a 20 mg/l) de Potasio.

Algunas recomendaciones en cuanto a dosis y con qué frecuencia aditarlo, sugieren añadir semanalmente 10mL de Nitrato de Potasio cada 100 litros,  Fosfato de Potasio 3 mL cada 100 litros de agua semanalmente, repartido en varios días y  Sulfato de Potasio 20mL cada 100 litros de agua una vez a la semana. 

Cabe destacar que los compuestos mencionados aditarán: 

  • Nitrato de Potasio, principalmente Nitrógeno y algo de Potasio
  • Fosfato de Potasio, Fósforo y algo de Potasio
  • Sulfato de Potasio. Principalmente Potasio y alfo de sulfatos 

Para aditar estas cantidades, hay que tener en cuenta que un disparo de dispensador normalmente equivale a 1mL, o directamente utiliizar una jeringa o jarra medidora. 

También existen otros productos como la línea Flourish de Seachem que nos proporciona los Macroelementos NPK individualmente y sin contaminación, lo cual los hace una excelente opción a la hora de fertilizar. 

Idealmente, para saber cuándo debemos aditar un producto deberíamos medir su concentración mediante el uso de Test, pero si no contamos con ellos, podemos haber uso de algunos Bioindicadores de las plantas, que trataremos de desarrollar a continuación. 

¿Cómo podemos identificar si las plantas presentan un déficit o un exceso de alguno de estos nutrientes?

Cuando hay una deficiencia de Nitrógeno, se observan hojas pequeñas, tallos finos y rectos con escasas ramificaciones. En las primeras etapas del crecimiento, las hojas pueden tener una coloración amarillenta, debido a la poca síntesis de clorofila. Cuando hay exceso, las raíces son pequeñas y hay un exceso en la cantidad de hojas. El crecimiento de la planta es más lento y la  coloración verde se torna más oscura.

Cuando hay una deficiencia de Fósforo, las hojas quedan de color verde oscuro, la planta se debilita y la hoja cae con rápidez, hay necrosis en las puntas de las hojas y enlentecimiento en el crecimiento (“enanismo”). También observamos alga de punto. Cuando hay un exceso, observamos raíces grandes y hojas pequeñas. El fósforo puede bloquear la absorción de otros nutrientes, por lo que hay que prestar atención a signos de carencias de otros nutrientes.

Si hay una deficiencia de Potasio, podemos observar tallos débiles, reducción en el crecimiento, hojas amarillentas pudiendo llegar a secarse e incluso puede aparecer pequeños agujeros tipo puntos, con borde marrón. Cuando hay un exceso, observamos que las hojas nuevas son más delgadas e incluso pueden desarrollar clorosis (falta de coloración),además las hojas pueden estar curvadas y arrugadas.

A continuación, les dejamos algunos ejemplos de plantas especialmente marcadoras de cada macronutriente:

Nitrógeno: Micranthemum umbrosum, Bacopa australis, Bacopa caroliniana, Cryptocoryne beckettii 'petchii' y Heteranthera zosterifolia.

Fósforo:  Pogostemon stellata, Ludwigia palustris (más verde ante la falta de fósforo), Glossostigma elatinoides (se oscurece ante el exceso) y Microsorum pteropus.

Potasio: Hygrophila siamensis, Hygrophila pinnatifida, Vallisneria tiger, Cryptocorine crispatula, Cryptocoryne beckettii 'petchii' e Hygrophila polysperma.

Finalmente... ¿Cómo podemos armar abonos caseros para aditar estos macronutrientes? aquí les va una de las tantas opciones que existen:

Nitrógeno:  Preparar con Nitrato potásico, diluyendo 160 grs en 1L de agua destilada o agua de osmosis. 

Fósforo: Preparar con Fosfato monopotásico, diluyendo 14 grs en 1L de agua destilada.

Potasio: Preparar con Sulfato de potasio, diluyendo 50 grs en 1 litro de agua destilada.

Quedamos a las órdenes para cualquier duda, consulta y/o sugerencia!

Equipo acuaworld

Leave a Reply